¿Qué significa la media naranja? – Dr. Oscar Rubelio Ramos Gómez

Comparte

Cuando escuchamos la expresión de la “media naranja” hacemos referencia al término del “Ser Andrógino” utilizado por Aristófanes en un plática que sostuvo con Sócrates hace más de 2 mil años.

En la vida amorosa, la media naranja se refiere a la búsqueda continua de una “alma gemela”, de una mitad que fue separada en la vida de las personas y que están en esa continua exploración por hallarla; una mitad que los hace felices y que en conjunto se convierte en un complemento perfecto.

Ahora bien, ¿por qué se dice que es una “mitad” y no una “naranja completa”? Primero hay que entender que lo que Aristófanes explica en su historia, no hace referencia a un estado social o personal de construcción intelectual de cada individuo, sino que parte de una historia para describir al ser perferecto que construye el Amor, es decir, apartir de un sentimiento o una emoción, o ambas.

Segundo, resulta que en El Banquete (o también llamado Apología de Sócrates) que escribe Platón, Sócrates sostiene una serie de discusiones filosóficas entorno al Amor, y cuando Aristófanes toma la palabra, explica que los seres humanos estaban compuestos de un ser llamado Andrógino, un ser completo, perfecto y total.

Esto era lo que Aristófanes le decía a Sócrates en auqel entonces en la Grecia antigua:

De esta manera Aristófanes planteaba la idea de que los seres humanos, al ser Andróginos, estaban completos; sin embargo, al ser separados por una supuesta osadía de creerse superiores, nace una necesidad fisiológica, esencial y sentimental de buscar a esa otra persona que nos fue separada.

En otro tiempo la naturaleza humana era muy diferente de lo que eso. Primero había tres clases de hombres: los dos sexos que hoy existe, y uno tercero, compuesto de estos dos, […] este animal formaba una especie particular, y se llamaba andrógino, porque reunía el sexo masculino y femenino. […] en segundo lugar, todos los hombres tenían formas redondas, la espalda y los costados colocados en círculo, cuatro brazos, cuatro piernas, dos fisonomías, unidas a un cuello circular y perfectamente semejantes, una sola cabeza, que reunía estos dos implantes opuestos entre sí, dos orejas, dos órganos de la generación y todo lo demás en esta misma proporción. […] los cuerpos eran robustos y vigorosos y de corazón animoso, y por esto concibieron la atrevida idea de escalar al cielo y combatir con los dioses. […] después de largas reflexiones, Zeus se expresó en estos términos: los separaré en dos, así se harán débiles y tendremos otra ventaja, que será la de aumentar el número de los que no sirvan; marcharán rectos, sosteniendose en dos piernas sólo, y si después de este castigo conservan su impía audacia y no quieren permanecer en reposo, los dividiré de nuevo, y se verán precisados a marchar sobre un solo pie. […] el ombligo, como en recuerdo del antiguo castigo. Hecha esta división, cada mitad hacia esfuerzos para encontrar la otra mitad de que había sido separada; y cuando se encontraban ambas, se abrazaban y se unían, llevadas al deseo de entrar en su antigua unidad, con un ardor tal, que abrazadas perecieron de hambre e inacción, no queriendo hacer nada la una sin la otra. […] de aquí procede el amor que tenemos naturalmente los unos a los otros. (Platón, 2005, p. 505).

Este pasaje y relato puede interpretarse de muchas maneras, de modo que puede retomarse con un sentido práctico para argumentar una idea precisa de lo que es o no el Amor. Lo bien cierto es que el mito, historia y relato de la media naranja es una explicación metafórica sobre por qué buscamos juntarnos con otra persona y amarnos.

La media naranja también nos da una explicación sobre el “abrazo”, puesto que esa necesidad de sentir el cuerpo del otro y enlazar los brazos con el ser amado debría de tener una explicación, y en esas épocas las mitologías servían bastante bien para dar una explicación sobre nuestro comportamiento en una relación amorosa.

Cabe destacar que la media naranja contiene una serie de explicaciones en las que la unión hace más fuerte a cualquiera, y esa unión, ese complemento nace en su totalidad del Amor.

Platón. (2005) Apología de Sócrates. México. Porrúa.


Comparte
Carrito de compra